lunes, 23 de mayo de 2011

Acto Primero

Acto primero.


Era un sábado jodidamente tranquilo, estaba por anochecer y la TV entorpecía mi cerebro, la observaba a reojo, a mi mujer, le veía pasar apurada con su cabello mojado, largo y negro como un pura sangre, ciertamente insistía en su atuendo, se cambiaba y miraba al espejo una y otra vez, preocupándose como pocas veces por su apariencia, en otro momento le hubiera dicho "para ya, date cuenta que eres bella" pero decir esto esta por demás fuera de lugar, opto por ese vestido a cuadros y unas medias tremendamente eróticas, se perfumo y el aroma exploto por toda la habitación, sabia muy bien ella que yo fingía ver la tele y ambos sabíamos lo que ella iba a hacer, generalmente yo comienzo con un comentario sarcástico, bien pude decir "podrías decirle que cuando menos pague algo de tus deudas" pero esto de las discusiones ya cansa, es aburrido y monótono, siempre los mismo resentimientos y los mismo reproches, así que seguí fingiendo en ver la tele, hubo tanto perfume dentro de mi estomago que las tripas se me hincharon, me levante para beber un vaso con leche y topamos de frente cerca de la entrada, sus ojos como dos niños aguardaban tímidos el regaño, algo que le preguntara a donde carajos pensaba ir esa noche, pase ronzando su brazo y doblado hacia el refrigerador mostrandole en trasero le dije "que te diviertas" no escuche ni seña alguna de que quisiera responder, solo el azote de la puerta, estando en la nevera opte no ensuciar trastos y cogí la ultima cerveza volviéndome otra vez al televisor, esta se acabo tan pronto que mi trasero apenas se acomodo a los resortes saltones del sofá, me puse el abrigo y salí en busca de unas cervezas, mala idea salir en pantuflas porque la lluvia me encontró a medio camino, así que llegue empapado pero con los pensamientos un poco mas tibios, y me dije, que hago escurriéndome yo solo en este apartamento, salgamos a salpicar de mierda este mundo traidor y egoísta, rápidamente me vestí para causar una buena estampa, era noche pero a fin de cuentas era temprano, y la promesa de dejar de fumar se había ido junto con ella y sus medias de red...






2 comentarios:

romina dijo...

no sé qué es peor si la leche o los cigarrillos, en mi tiempo libre me gusta estudiar la composición de todo tipo de objeto de consumo,
insulto mucho pero me gusta saber qué se mete en mi cuerpo (increíble), de todas maneras este acto primero se muestra muy interesante "salpicar mierda al mundo" es una imagen conmovedora, no podría imaginarme un acto segundo tan sorprendente al menos hasta que pueda leerlo por acá;
Chopin es grande, y me voy a la cama que debo madrugar.

romina m. dijo...

sí...lo más "triste" del asunto es que ya lo hice...JUSTAMENTE Hoy,
tras un momento de confusión y controversia con una de mis compañeras (ella escucha radio disney con eso lo digo todo) me fue inevitable largarme de un semi portazo...
"disculpen mi susceptibilidad" fue todo lo que pude decir al final.
de todas maneras quisiera adaptarme más, es la "meláncolica" historia de mi vida de recursos medios, no es tan grave tampoco