jueves, 15 de abril de 2010

ring ring

estoy tan apricionado por llamarte
que cuando llamo solo hablo para decir nada
y cuando no, tengo tantas cosas en la boca
que de perico no me bajarias

te llamo solo por y para que pienses en mi
ring ring y pienses en mi,
no en tu casera, no en tu madre, no en tu banco
sino en mi,

llamo y cuelgo la bocina,
llamo esperando oir tu bueno
llamo con el pretexto ninguno para que sepas que soy yo
y que yo te pienso,
no hace falta decir nada para decir que te queiro

3 comentarios:

miriam dijo...

clàsico, quièn no lo ha hecho.

Skopéin Krause dijo...

clásico ja... comparto el no hace falta decir nada para decir que te quiero...

X dijo...

Nadando en las olas del supuesto...
llama ahora tu a mi, a veces también quiero oír.