jueves, 7 de enero de 2010

ciertamente me he limitado a escribir, me refiero a que escribo y después de leer una y varias veces lo ya escrito, lo corrijo, lo edito, lo acorto, le suprimo, le quito, y en ciertas ocaciones hasta lo veto para que así no sea conocido, (irónicamente un texto fue creado para ser leído) y siendo honesto conmigo mismo esto se debe a que mis antiguos monstruos no son tan antiguos como pensaba, pensar que alguien lea eso que yo escribí y se mire a si mismo en las letras notando que fueron escritas influenciadas notoriamente de su esencia, de su persona inspiradora, me pone en predicamento pues no estoy seguro de querer expresar abiertamente mis pesares, mis deseos y frustraciones, la sociedad voyeurista (la nuestra) exige saber mas de las personas, aspectos que están por demás saber para una sana convivencia, mentiría si digo que no me interesa los secretos abiertamente revelados de los demás, pero en ocaciones creo que es mejor tener el misterio de nuestro lado, por ejemplo, son mas las correcciones (si así se le puede llamar) que llevo hechas hasta este momento a este texto que renglones escritos en el, siento que pierdo la personalidad, el interés y la identidad. Pues bien, relatare que conosco de alguien que aun no olvida a un amor, que gusta por beber, que se revuelca con cualquier mujer a la mínima provocacion, que se aisla de su familia, que pierde facilmente la moral, que tiene deudas por todos lados , que aun cree en los valores y que existe la gente buena, que odia a su vecinos, que detesta la escuela en la que va, que se aferra a conseguir buenas amistades, que tropieza seguido con las lineas, que intenta hacerce de un patrimonio, que daría la vida por su hermana sin dudarlo y que tiene problemas como cualquier otra persona, pero es una historia tan cotidiana que para hacerla interesante debería tratar de una persona que facilemente se pueda ubicar, yo por ejemplo, y esto me contrapone a lo que ya no quiero escribir, y entonces me digo, no lo tomes tan enserio y haz lo que se te plasca.

4 comentarios:

Skopéin Krause dijo...

mmm quizá no debes de maquillar tanto los escritos igual y por eso pierden la esencia/razón del por que fueron creados... y otra cosa que recorde de un verso que alguna vez me dijeron... tu historia es interesante dejame leerla jaja bueno no era asi pero por ahi va la idea... saludos

X dijo...

Como dijera el ojete ese de Fadanelli; "A nadie le interesaría leer un libro sobre tu vida, pero los escritores escriben unicamente sobre sus vidas"
Pero tu no eres escritor, ni yo ni marisol, no para los cultos, tu sabes...

Neto dijo...

tampoco soy un principe hecho anfibio ni uno que combate dragones, tan solo un coyote

no?

Neto dijo...

gracias marisol, tu tambien dejame leer tu vida